¿Que aspectos cubre un seguro para el hogar?

Las coberturas específicas de un seguro para el hogar deben quedar bien especificadas y detalladas en la póliza de seguros de hogar. A continuación especificamos algunas de las coberturas más habituales. El interesado deberá saber que cuanta más cobertura tenga, más costosa será la prima (es decir el costo mensual o anual de la póliza será mayor). Antes de firmar un contrato, es importante que tengas claros cuáles son los aspectos que cubre la póliza que estás a punto de firmar.

Una póliza podría cubrir algunos o todos los siguientes aspectos:

  • El robo o el hurto. En este caso, el seguro podría cubrir los daños que se producen como consecuencias de un robo o de un intento de robo. Este robo podría venir del interior o del exterior de la vivienda. Esto quiere decir que un robo podría producirse en el interior del hogar (por ejemplo, que el robo lo lleve a cabo la empleada doméstica) o venir del exterior, por ejemplo, por parte de un extraño que entra en tu casa a robar. En el caso en que en el robo se produjeran algunos daños, el seguro tendría que hacerse cargo de los mismos. Estos daños podrían comprender la reparación de cerraduras, puertas o ventanas que se rompieron para entrar en la vivienda. También y siempre cuando este coste esté contemplado en la póliza, el seguro del hogar correría con los gastos de asistencia de los servicios de emergencia (por ejemplo en el caso en que se solicite asistencia psicológica por el shock que ha producido el robo), los gastos que hubiera para reponer los documentos robados, etc.
  • Daños materiales. Los daños materiales pueden producirse tanto en el continente (estructura) como en el contenido (bienes que se encuentran en el interior). Las causas de los daños pueden producirse por diferentes causas, como por ejemplo: por la acción del agua, fuego, fenómenos naturales como granizo o problemas con la energía eléctrica, entre otros. Daños materiales se refiere a cualquier desperfecto o rotura que pudieran sufrir los diversos bienes así como también el inmueble.
  • Daños estéticos que se han producido en el interior o en el exterior de la vivienda. Por lo general, en este tipo de daños se incluyen los daños por vandalismo.
  • Garantías complementarias como la pérdida de alimentos refrigerados por rotura de la nevera o por fallos en el suministro eléctrico, robo de joyas y otros valores declarados, atraco en la vía pública.
  • Responsabilidad Civil: daños a terceros, indemnizaciones, fianzas y costes de la justicia. En este caso, el seguro contemplará, por ejemplo, accidentes domésticos que le sucedan tanto a personas de la familia como a otros invitados que se encuentren en el hogar. Si por ejemplo una persona resbala, cae al suelo y se rompe una pierna, el seguro le protegerá y correrá tanto con los gastos de traslado a la clínica más cercana, como con la consulta médica y los gastos del yeso, entre otros gastos. Si alguna persona se accidentara dentro de tu casa y tienes contratado el seguro de responsabilidad civil, el seguro le protegerá y correrá con los gastos (hasta un cierto límite). De igual manera, si una persona se accidenta en tu hogar como consecuencia de algún problema o desperfecto y toma la medida de demandarte por el motivo que sea, el seguro correrá con los gastos de la indemnización, siempre y cuando cuentes con ese tipo de seguro.
  • Asistencia en el hogar. Como elemento adicional, los seguros del hogar, suelen ofrecer la posibilidad de contar con asistencia en el hogar. Este aspecto hace referencia a cualquier tipo de asistencia en el hogar que esté cubierto por el seguro. También incluye servicios de carácter urgente como bomberos, personal sanitario o doméstico, asistencia médica y psicológica por accidente en el hogar. También puede incluir servicios informáticos en caso de problemas o la posible reparación de un ordenador (PC). También puede incluir servicios informativos sobre tenencia de mascotas (consultas veterinarias, legislación vigente, etc.)
  • Defensa Jurídica: Esta parte hace referencia a la asistencia jurídica para reclamación de daños, defensa penal, procedimientos jurídicos en caso de fallecimiento del titular de la póliza, entre otros. Asimismo, si una persona sufriera un accidente en tu hogar podría demandarte y pedirte una indemnización. En ese caso, será el seguro de hogar el que te provea de asesoramiento jurídico y será quien corra con los gastos en caso de que pierdas el juicio y debas pagar, siempre y cuando todo esto haya sido previamente contemplado en la póliza.

Debes saber que los daños causados por desastres naturales, tales como inundaciones, terremotos u otros desastres naturales no están habitualmente incluidos en la póliza básica. Esto puede variar de compañía a compañía. En el caso en que desees asegurar tu vivienda ante estos peligros, deberá asegurarte antes si la póliza de tu hogar incluye o no los desastres naturales. Si no es así, deberás solicitarle a la compañía de Seguros que incluya los desastres naturales en tu póliza de seguros de hogar. En este caso, el precio de la prima será superior.