Qué valor cubre un seguro de vivienda

Si estás pensando contratar un seguro de vivienda, quizás te preguntes por qué valor deberías asegurar tu casa. ¿Deberías contratar el seguro por el valor real de la vivienda? ¿Deberías contratar el seguro por un valor superior o inferior?

Cuando aseguras tu casa, es importante contratar el seguro por el valor real de reposición de la vivienda, o el valor real del metro cuadrado construido, ni un Euro más ni menos.

Cuando se asegura una vivienda, se pone el precio estimativo aproximado que se tiene en el momento de contratar el seguro de hogar. A partir de ese momento y si ocurriera cualquier accidente en el hogar, se revisaría el valor del mismo, que variaría generalmente a partir del valor del metro cuadrado construido. Si el valor del metro cuadrado construido es mayor que el valor por el que se ha asegurado la vivienda, se pagaría solo por la cantidad por la que estaba asegurada la vivienda, porque en base a eso se establece el valor de la cuota que se va a pagar.

Por ejemplo, si desde un principio has decidido asegurar tu vivienda por un valor menor del valor del metro cuadrado construido, entonces la compañía consideraría que tu vivienda no estaba asegurada en su totalidad y en caso de incendio, se prorratearía. Es decir y por poner un ejemplo, si tu aseguras tu vivienda por un valor de 200.000 Euros y realmente vale 400.000 Euros, la compañía de seguros consideraría que solo has asegurado la mitad de tu vivienda. Si luego tienes un accidente y por ejemplo se incendia un 30% de tu casa, la cantidad que te pagaría la compañía por el siniestro se prorratearía, es decir, la compañía de seguros solo pagaría el 15% del valor de la casa (es decir, el 50% del siniestro) porque consideraría que solo tenías asegurada la mitad del valor de tu casa y no habría manera de determinar “que parte de la casa se quemó”, si la mitad asegurada, o la mitad que no estaba asegurada.

Si se diera el caso contrario y aseguraras tu casa por un millón de Euros, valiendo realmente 400.000 Euros y si ocurriera un siniestro, la compañía de seguros antes de pagar, verificaría el valor actual de la vivienda y pagaría SOLO HASTA ese valor. Lo que exceda de ese valor de la vivienda no se pagaría por más que hayas pagado una cuota que esté acorde al valor de un millón. Esto se hace así debido a que si no se hiciera de esta forma, habría claras especulaciones a la hora de asegurar una casa y muchos la asegurarían la vivienda por un valor mucho mayor para cobrar luego una cantidad superior a la que le correspondería.

Como conclusión, el limite de lo que pagará la compañía de seguros siempre es o el valor actual real de la vivienda o el valor total establecido en la póliza. De los dos, siempre pagaría el más bajo.

Para evitar pagar más de lo que te correspondería o que tu casa no esté totalmente cubierta por el seguro, lo más conveniente será siempre asegurar tu vivienda por el valor real del inmueble. Por el mismo motivo, es conveniente que el seguro esté siempre al día, es decir, que pidas que ese valor se actualice al mismo tiempo que se actualiza el valor de la póliza de seguros de hogar.