¿Que tipo de seguro contratar para tu vivienda?

La elección de un buen seguro para tu casa es una cuestión subjetiva que variará en función de las circunstancias y de la situación personal de cada uno. Hablando en términos generales, una casa suele ser el bien material más importante que solemos tener cualquiera de nosotros. Si algo le ocurriera a nuestra vivienda (como que por ejemplo que se quemara) y no la tenemos asegurada, esto supondría un problema muy importante para la mayoría de nosotros y a muchos nos afectaría tanto que podría cambiar nuestra vida completamente. Un seguro de vivienda te permite asegurar tu vivienda contra este tipo de situaciones, para que si ocurre un desastre, puedas seguir con tu vida con total normalidad y simplemente con algunas incomodidades temporales. Otros aspectos que puede incluir la póliza de seguros (por ejemplo, los daños estéticos) son menos importantes o decisivos. En este caso, elegir o no daños estéticos es una cuestión personal que variará en función de lo que quiera cada uno, pero no es un aspecto tan crítico y determinante como asegurar la vivienda en sí.

En primer lugar, para poder elegir que seguro deseas contratar, lo más importante es que primero evalúes cuáles son los posibles riesgos que quieres que cubra el seguro de tu casa. Si bien esto puede parecer obvio, es importante que analices que probabilidades tienes de sufrir determinados accidentes o siniestros para evaluar si te puede resultar interesante o no contratar un seguro que cubra esos casos. También debes evaluar con que gastos deberías de correr en caso de que te ocurriera un accidente o un siniestro, para saber si tendría algún sentido para ti contratar ese servicio adicional (considerando el coste adicional que tiene). Es decir, debes de hacer un balance coste-beneficio en el que el beneficio para ti tiene que ser mayor que el posible coste.

Como hemos comentado anteriormente, existen determinados accidentes y tipos de siniestros que si ocurrieran, supondrían un trastorno muy importante y que son imposibles de evitar al 100%. Por ejemplo, nunca se puede estar totalmente seguro de que no se va a sufrir un incendio o un robo en tu casa, y en ambos casos los costos de reparación podrían llegar a ser muy elevados y podría afectar a tu vida seriamente si no tienes cubiertos estos riesgos. Por ello, es importante considerar un seguro para tu casa que cubra ese riesgo.

Después deberás evaluar si el resto de los aspectos que te ofrecen las aseguradoras tienen realmente sentido o no para ti. Por ejemplo, una aseguradora podría ofrecerte un servicio adicional que cubriría determinados aspectos relacionados con el clima, como por ejemplo el granizo, la tormenta, etc. Dependiendo del lugar en el que se encuentre tu casa, esto podría tener más o menos sentido.

Otra cuestión importante a la hora de elegir que seguro contratar es el precio del seguro y cuanto estás dispuesto a pagar. Si bien la mejor opción puede parecer una que incluya todo tipo de imprevistos, el coste de la prima podría terminar excediendo la cantidad que estás dispuesto a gastarte. Aunque podrías intentar abaratar al máximo el coste de la prima, es importante que evalúes lo importantes que son para ti las cláusulas adicionales que puede tener la póliza. Por eso, si cuentas con un presupuesto muy ajustado para contratar tu seguro de vivienda, con más razón deberás elegir con detenimiento qué riesgos quieres que cubra tu seguro, y que éste contemple aquellas situaciones que en caso de producirse, más te podrían afectar.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR