Formas como las compañías de seguros pagan las indemnizaciones

Cuando una vivienda está asegurada y en el caso en que haya un siniestro, la empresa aseguradora asume la responsabilidad de cubrir los posibles daños o encargarse de la reposición de los bienes que se han perdido. Existen dos fórmulas como las empresas se hacen cargo de esta obligación contractual y que es necesario diferenciar. Estos son el costo de reposición y el valor en efectivo. La manera como la empresa debería de indemnizar al asegurado, debería constar en las condiciones de la póliza. Las formas más habituales son que algunos bienes serán reemplazados por el costo de reposición y otros por su valor en efectivo.

Coste o valor de reposición. El costo de reposición supone el pago de una prima de seguro más elevada. En este caso, si por ejemplo se avería tu nevera que tiene 6 años, la empresa aseguradora te proporcionará una nevera similar a la que tenías. Esta reposición es más completa ya que siempre terminarías obteniendo el mismo bien que tenía antes o si no lo hay, uno más nuevo.

Valor en efectivo. El valor en efectivo se obtiene a través de una simple fórmula que es: el costo de reposición menos la depreciación por su uso. En este caso, si tu nevera se avería, la compañía aseguradora te daría una cantidad equivalente al valor de tu nevera de 6 años de uso (aquí se restará al valor, la cantidad que se corresponde con los años de uso). Como consecuencia, la cantidad que te dará será mucho menor de lo que cuesta una nevera nueva. Como contraprestación, las primas de este tipo de pólizas suelen ser menores. La depreciación del bien se calcula por el valor que costó en su momento (que debe constar en la factura) y el valor que tiene o tendría ese mismo objeto o uno de similares características en el momento de ocurrido el siniestro.

En función de cual sea el tipo de póliza que contrates, es decir el reemplazo de los bienes por coste de reposición o por valor en efectivo, el asegurado tendrá que esperar un tiempo, que no exceda los 90 días desde que ocurre el siniestro, para cobrar su indemnización. Según la Ley Española del Contrato del Seguro, la Compañía no podrá demorarse más de 3 meses en pagar desde que ocurrió el siniestro. Si se demorara más, estaría incurriendo en una demora que el asegurado podría reclamar legítimamente por vía judicial.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR