¿Qué es un seguro de hogar?

Un seguro de hogar es un seguro que protege tu hogar de cualquier daño parcial o total que pudiera sufrir tu vivienda o los bienes que se encuentran en ella y que se han incluido en el seguro. Cuando tenemos asegurada nuestra vivienda y ocurre cualquier siniestro, la compañía de seguros se hace cargo de todos los desperfectos que están cubiertos por la póliza y repara todos los daños ocasionados sin que tú tengas que afrontar esos gastos.

Para contratar un seguro de hogar y cerrar el acuerdo, propietario de la vivienda y empresa Aseguradora deberán firmar un contrato que se denomina póliza. La póliza es el contrato entre ambas partes que viene a ser la garantía de que la compañía de Seguros correrá con todos los gastos de los posibles daños que puedan ocurrirle a tu vivienda y que vienen recogidos en la póliza. En la “póliza”, la empresa Aseguradora asume el compromiso de pago o la reposición de los bienes que están expresamente detallados en la misma. Habitualmente, la indemnización de los daños se lleva a cabo de dos maneras distintas. La empresa puede pagar para cubrir los daños que se han ocasionado o directamente encargarse de la reparación de los bienes.

Para contratar un seguro de hogar, el interesado deberá firmar la póliza y pagar una prima a la Compañía Aseguradora. Se conoce como “prima” la cantidad que el asegurado paga por el seguro y que puede abonarse de forma mensual, trimestral, anual, etc. Los costes de la prima variarán en función del tipo de seguro que se contrate, la cobertura que se tenga, el historial del asegurado, los bienes que se aseguren y la compañía de seguros, entre otras cosas.

En general, una cobertura del seguro para el hogar cubrirá los siguientes daños: reparación del inmueble por daños provocados por agua, tormentas o incendios. La póliza también puede responder por actos vandálicos, daños eléctricos, roturas de cristales y espejos, sustitución de cerraduras y aberturas en caso de robo. Además de estos daños, un seguro para el hogar podría cubrir también la reparación de electrodomésticos, asistencia familiar en caso de desastre y servicios de reparación urgentes.

En líneas generales, el contrato o póliza recoge el compromiso de la empresa aseguradora a resarcir al asegurado de cualquier daño (que esté incluido en la póliza) de los bienes asegurados mediante una indemnización. Por su parte, el asegurado deberá abonar a la compañía la prima (coste del seguro) en el tiempo y forma previamente acordados. Los comprobantes de pago, más el contrato firmado por ambas partes, serán los documentos válidos que la compañía aseguradora podría solicitar en el momento de reclamar. Si tienes asegurado los bienes muebles del hogar, por ejemplo los electrodomésticos, en caso de robo, daños o pérdida, la empresa deberá efectuar un pago como contraprestación (es decir, indemnizar) o comprar otro electrodoméstico que tenga características similares al robado o dañado para reponerlo. La manera en que se llevará a cabo la indemnización (indemnización o sustitución) deberá aparecer mencionada en la póliza.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR