Tipos de seguros del hogar

Una póliza de seguros para el hogar cubre los posibles daños que puede haber en una vivienda debido a diferentes causas, entre las que se podrían destacar las siguientes: incendios, tormentas eléctricas, granizo, vientos fuertes y huracanados, explosiones, daños causados por vehículos particulares (por ejemplo, la caída de un avión sobre la vivienda o el choque de algún automóvil contra la vivienda), robo, humo, actos vandálicos, roturas en las cañerías internas de la vivienda, inundaciones o desperfectos en el sistema de calefacción, en el aire acondicionado, en el riego automático o en alguno de los electrodomésticos.

La cobertura de la póliza suele variar ya que depende de muchos factores, como por ejemplo de la cantidad asegurada y del coste del seguro (prima). Teniendo en cuenta estos aspectos, se pueden distinguir diferentes tipos de pólizas. Con mayores o menores modificaciones, la mayoría de las aseguradoras ofrecen los siguientes tipos de seguro de hogar:

Póliza Básica. La póliza básica tiene la cobertura básica para el hogar y para los bienes pero solo para algunos de los peligros mencionados. Es la más económica.

Póliza Ampliada. La póliza ampliada tiene cobertura para el hogar y para los bienes muebles para la mayoría de los peligros mencionados.

Póliza Especial. Cubre contra todos los peligros, salvo aquellos que NO están recogidos en la póliza. Es lo que se llama Seguro del Hogar contra Todo Riesgo

Póliza de Arrendador. Este tipo de seguros es el recomendado para aquellos que tienen su vivienda alquilada. La póliza de arrendador suele tener una cobertura bastante amplia y cubrir todos los peligros, dando además una garantía de responsabilidad civil. Si tienes este tipo de seguro y tu vivienda, por algún motivo quedara en situaciones de inhabitabilidad, el seguro correría con los gastos mientras se repara el hogar.

Póliza para dueños de Condominios. Un condominio es un inmueble que por lo menos tiene dos propietarios. Mediante la contratación de esta póliza, cada uno de los propietarios puede cubrir su inversión en el inmueble y quedar asegurado en un siniestro aún cuando el otro propietario no tenga seguro. Esta póliza da cobertura a la propiedad personal, responsabilidad civil y cubre en el momento de realizar las necesarias mejoras en el inmueble.

Póliza para casas viejas. Tiene la misma cobertura que la póliza ampliada aunque en caso de un siniestro, la compañía solo pagaría los costes de la reparación ya que el coste de reposición podría hacer que la prima fuera muy elevada.

Es necesario advertir que existen otras cuestiones por las que se podría encarecer el costo de la prima como son el contenido y el continente del hogar. El continente se refiere a la estructura de la vivienda: puertas, paredes, instalaciones eléctricas, cañerías, techos, etc. El contenido se refiere a todos los bienes muebles que se encuentran en el interior del hogar. Este valor se estima según el coste de reposición de los bienes. Por eso, si el continente del hogar es muy caro (por ejemplo, la vivienda tiene revestimientos de mármol o tejas especiales) la prima será más cara ya que en caso de daño, será más caro para la compañía reparar la parte estropeada del hogar.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR